Consejos para elegir la tapicería de tu sofá

Consejos para elegir la tapicería de tu sofá

El sofá es el mueble principal del salón y generalmente va a tener un uso bastante intensivo por todos en casa. Suele ser el lugar donde recibes a las visitas y te sientas en familia a jugar o ver la televisión.

Además, el sofá es un elemento principal en la decoración del salón porque es el mueble de mayor tamaño y más resaltante. Por tanto, al elegir su tapicería debes tomar en cuenta el estilo que quieres mostrar en tu decoración.

La tapicería del sofá debe ser a la vez decorativa y resistente, por lo que al elegirla debes tomar también en cuenta tu estilo de vida y de tu familia. No es lo mismo, pensar en la tapicería cuando tienes niños o mascotas que cuando vives solo o en pareja.

Así, que cuando vayas a elegir el sofá de casa recuerda que no solo es importante su tamaño y su forma, sino que debes ser cuidadoso al seleccionar la tapicería. Para ayudarte en tu elección, te presentamos los siguientes consejos que seguramente te serán de utilidad:

1. Toma en cuenta la resistencia de los materiales

Las opciones a este respecto son muy variadas y puedes encontrar desde telas de distintas texturas hasta piel natural o sintética. Uno de los factores que debes considerar es la resistencia del tejido, porque el sofá será utilizado con mucha frecuencia.

Para medir esta resistencia, nos dicen los especialistas en sofás SofaCenterValencia que se utiliza el índice de abrasión o de Martindale, que hace una estimación de cuántos ciclo de roce soporta la tela. Es recomendable elegir una tela con al menos 25.000 ciclos de resistencia, aunque si el uso será muy intenso es conveniente que sea de 40.000 ciclos.

Los textiles suelen ser mucho más resistente y soportar bien la abrasión, entre algunas opciones tienes el algodón, el lino o fibras sintéticas como el poliéster. Si quieres un aspecto más elegante, puedes optar por la piel natural que es más costosa o imitaciones que suelen ser más económicas aunque se estropean con facilidad.

2. Revisa la calidad y textura de la tapicería

Entre las telas más recomendadas por los especialistas en cuanto a su calidad, se encuentran las de Jacquard, algodón y lino. Esto porque tiene un buen índice de abrasión, son gruesos y te ofrecen una gran variedad de posibilidades en diseño.

Además, revisa que la tela no sea áspera al tacto porque pasarás mucho tiempo sentado o tendido en tu sofá. Asimismo, procura tensar el material a elegir y comprobar que no se deforme o se abra la trama de hilo porque es más probable que sufra daños con el uso intensivo.

3. Elige el color con base en el tipo de decoración

Recuerda que el sofá será el mueble más resaltante en el salón y a partir de este se complementa la decoración. Una opción puede ser utilizar en la tapicería tonos neutros y dar toques de color con cojines que complementen la composición.

Otra posibilidad es elegir estampados o colores muy llamativos y neutralizarlos utilizando otros elementos en colores neutros. Si tienes niños y/o mascotas puedes optar por colores o texturas en la tela que disimulen las manchas y rozaduras en la superficie.

Además, toma en cuenta el espacio del salón y si quieres dar una mayor sensación de amplitud decídete por los colores claros. Si tienes un salón muy amplio, puedes jugar con las tonalidades y contrastar un color oscuro con elementos decorativos que aporten luminosidad.

4. Estudia la mejor opción si tienes niños y/o mascotas

Si quieres mantener tu sofá en perfecto estado, lo más conveniente cuando tienes niños y/o mascotas es elegir los materiales más resistentes posibles. Para evitar que los pelos se adhieran, una buena opción es la piel aunque su resistencia puede ser media.

Los tejidos de fibras naturales suelen ser un problema porque los pelos de las mascotas suelen adherirse con mayor facilidad. En estos casos, lo mejor es optar por tejidos sintéticos con fibras cortas.

Hay algunas telas y materiales que han sido tratados para soportar bien los arañazos sin que el tejido sufra daños. Por otra parte, al tener niños y mascotas en casa la mejor opción es seleccionar materiales que eviten la acumulación de patógenos que puedan producir alergias.

5. Facilidad de mantenimiento

Conservar tu sofá con un aspecto impecable no siempre es tarea fácil, por lo que conviene elegir una tapicería de fácil mantenimiento. En el caso de los textiles, dale prioridad a telas con tratamiento antimanchas y que pueden limpiarse con la aspiradora.

La piel puede ser un poco más delicada al momento de limpiar y siempre es conveniente realizar un aspirado para eliminar el polvo superficial. Posteriormente, se pasa un paño húmedo utilizando un jabón neutro, se retira el jabón y se debe secar con un paño seco para evitar daños.

Compártelo en tu red social: