Tipos de mantas

Tipos de mantas

Uno de los elementos que no deben de faltar en nuestro hogar, sobre todo cuando está el invierno cerca o cuando las temperaturas bajan considerablemente son las mantas. Existen mantas para todo tipo de personas y para disfrutar en pareja o en solitario o incluso para aquellas personas que sufren dolores musculares y con un poco de calor pueden calmar esta sensación. En esta guía vas a poder descubrir los tipos de mantas más habituales y sobre todo las que más te recomendamos para cada tipo de situación.

¿Qué tipos de mantas existen?

Mantas de terciopelo

Las mantas de terciopelo son aquellas que tienen un tacto muy suave y agradable, al igual que son capaces de quitar bastante el frío. Aunque pueden ser utilizadas para colocar en la cama, al no ser demasiado gruesas, pueden ser útiles por ejemplo para colocar dobladas cerca del sofá, de esta manera cuando se desea, se puede utilizar para cubrir el cuerpo mientras se lee o se ve una película. Según el tamaño puede ser utilizada por una o dos personas y su peso no es muy grande, es decir, pueden llegar a abrigar bastante, pero sin agobiarte, ya que también transpiran muy bien

Mantas de lana

Para muchas personas se trata de la manta de la abuela, ya que suelen ser hechas de ganchillo con la lana como material principal. A pesar de esto, también se pueden encontrar en alguna tienda especializada. Es importante reseñar que estas mantas son perfectas para lugares o regiones en las que hace mucho frío en casa, pudiéndose usar tanto en la cama como en el sofá, pero lo que debes de saber es que no se recomienda usar directamente sobre la piel porque puede llegar a picar y dar mucho calor, teniendo un peso bastante considerable, pero cumpliendo su función con creces.

Mantas eléctricas

Las mantas eléctricas, como las de CompralosMejores pueden tener diferentes utilidades, ya que existen modelos muy diferentes según lo que busques o el uso que vayas a darle. En primer lugar nos encontramos con las mantas eléctricas que se colocan sobre las sábanas para calentar la cama y dormir con una temperatura mucho más agradable. Pueden ser utilizadas también en el sofá, aunque debes de saber que tienen que funcionar en todo momento enchufadas, contando en la mayoría de los casos con un regulador de temperatura para que puedas seleccionar diferentes niveles, desde aquellos que son más suaves hasta otros más intensos.

Por otro lado también están las mantas eléctricas que pueden considerarse de termoterapia, ya que con la ayuda del calor va a conseguir que nuestro cuerpo se relaje, ideal para aquellas personas que tienen dolores musculares o articulares, como también otras dolencias como las que pueden ser provocadas por la menstruación, siendo muy recomendables.

Mantas de coralina

Las mantas de coralina se utilizan en la cama, aunque según las dimensiones también pueden incluirse en el sofá. Una de las ventajas que tiene este producto es que también suele tener un tacto muy agradable, como ocurría con la manta de terciopelo, sin embargo, gracias a sus materiales y también a su elaboración, tendremos un tejido muy ligero, por lo que podrás ponértelo por encima sin que notes su peso.

Mantas clásicas

Las mantas clásicas son aquellas que todos hemos tenido en nuestra infancia y que suelen tener un tacto más rugoso y tosco. A pesar de que están realizadas por lo general de algodón en todos sus componentes, su peso es muy superior a lo que hemos hablado con anterioridad y por este motivo cada vez son menos utilizadas, ya que existen otros modelos más recomendables y que pueden ocupar mucho menos espacio una vez que no se necesitan. Bien es cierto que muchos las usan para evitar las alergias de la piel que pueden producirles otros elementos que no sean el algodón, pero cabe recordar que necesitan lavados habituales para que no acumulen polvo ni tampoco ácaros, muy dañinos para los alérgicos de estas sustancias.

Mantas polares

Las mantas polares se podrían decir que son productos que cuentan con un tejido suave por un lado, que será la parte visible, sin embargo, en la capa inferior o interna, la que entra en contacto con el cuerpo tienen más calidez y un tejido de “borreguillo”. Aunque pesan mucho más que el resto, en épocas de invierno y de bajas temperaturas se agradece.

Compártelo en tu red social: